prevenir la artrosis

Lo primero es saber qué es:
            La artrosis es una enfermedad reumática caracteriza por la degeneración de las superficies articulares (cartílagos, ligamentos, etc). Produciendo dolor, rígidez e impotencia funcional en las articulaciones afectadas.

 

PREVALENCIA

Es una enfermedad que solo en España afecta a un 10% de la población, y la mitad de consultas de traumatología/ reumatología son derivadas de problemas de artrosis. Por ejemplo, hay estudios que señalan que mas de un 50% de la población mayor de 50 años tiene signos radiológicos de artrosis de rodilla, y que afecta más a las mujeres.

 

¿DÓNDE SE LOCALIZA LA ARTROSIS?

Generalmente afecta a la columna vertebral, pero también a las rodillas, caderas, manos, hombros y en el primer dedo (pulgar) del pie.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Las causas no son conocidas, pero sabemos que hay diversos factores que la agravan y hacen que sea prematura:

  • Sendetarismo:

La falta de actividad física influye en el aumento del desgaste articular, ya que no proveemos de una buena musculatura a nuestra                  estructura ósea y la desprotege.

  • Obesidad:

Sobrecargar a la articulación con un peso excesivo acelera la degeneración de los cartílagos y aumenta la osteoporosis.

  • Traumatismos/fracturas:

La mala absorción de los impactos produce un aumento de la osteoporosis y degeneración articular.

 

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

El principal síntoma es el dolor mecánico, que aumenta con la actividad. Aunque a menudo presenta periodos de inflamación, no la debemos confundir con la artritis (inflamación de las articulaciones por un traumatismo) / artritis reumatoide (enfemerdad autoinmune caracterizada por brotes inflamatorios en las articulaciones).

En casos avanzados se observa deformación de las articulaciones afectadas y existe impotencia funcional.

¿SE PUEDE PREVENIR Y TRATAR?

Aunque probablemente la mayoría padezcamos artrosis en alguna de nuestras articulaciones y no podamos evitarla, si podemos hacer para mejorar la funcionalidad, reducir el dolor y evitar las secuelas derivadas de la misma.

El ejercicio físico cobra vital importancia, ya que tiene un papel importante en la prevención. Pero si ya padeces de artrosis, presenta múltiples beneficios que ayudan en diversos aspectos de la artrosis:

  • Un ejercicio leve moderado tipo aeróbico:

Reduce el dolor y mejora los niveles de depresión relacionados con el dolor que puede producir la artrosis. Mejora la funcionalidad y disminuye el riesgo de caídas.

  • Entrenamiento de fuerza:

Este tipo de ejercicio no solo ayuda a prevenir la osteoporosis, sino que además favorece el aumento de la densidad ósea. El aumento de masa muscular hace que el impacto de energía que se produce durante los diferentes movimientos que realizamos todos los días, sean absorbidos por los músculos evitando en parte la degeneración articular.

    • Previene el sobrepreso y la obesidad, factores que aumentan el nivel de artrosis.
  • Otros tratamientos:
    • Farmacológicos: ingesta de analgésicos y antiinflamatorios.
    • Cirugía: en ocasiones, cuando se han producido deformidades puede ayudar a mejorar la funcionalidad y reducir el dolor.
    • Fisioterapia: se convierte en una figura fundamental tanto cuando hay dolor, como para prevenir y adaptar un programa de ejercicio terapéutico para cada persona, así como hacer un seguimiento de la patología.

 

PON UN FISIO EN TU VIDA <3

Dejar un comentario